El arte es ante todo un lenguaje. Y se utiliza cuando consideramos que las palabras no son suficientes para expresar aquello que sentimos o qué queremos decir. Por ello, recurrimos a un vehículo que nos facilite tramitar ese sentimiento oceánico que nos atraviesa.

John A. Jaramillo, 2015.